Nací en el Pirineo Aragonés, en Jaca, mi familia es de allí, pero por circunstancias de la vida, fuimos a vivir a Zaragoza, donde asistí desde muy pequeña a clases de pintura en el estudio de Olga Rubio, mi maestra. 

En esos años, inconscientemente, ya quería dedicarme a la pintura y después fui a estudiar Bellas Artes a Bilbao.

El paso por Bellas Artes abrió mi mente a otras modalidades artísticas, aparte de la pintura y el dibujo, y estuve unos años experimentando otras maneras de hacer arte, pero finalmente volví a la pintura, abrí mi estudio en Pamplona, donde trabajo y doy clases de pintura a aficionados y niñ@s.

La pintura es mi vida, no me imagino haciendo otra cosa, cuando pinto estoy viva, y eso es lo que pretendo transmitir, simplemente.

Me encanta la realidad de la naturaleza y de las personas, y mi pintura está basada en esto: fijo mi vista en escenas o personas que me interesan, y los reflejo en mis cuadros y dibujos.

Supongo que mi identidad está en la manera de ver a realidad y la manera en que la traslado a mi trabajo.